Al final del camino lo importante comienza a mostrarse y  quizá sea tan simple como aprender a vivir más plenamente en equilibrio con las circunstancias que elegimos y con las que no elegimos también pero están en nuestro contexto.